domingo, 18 de octubre de 2009

Pioner@s del botellón


Pues sí, yo soy pionero en el tan controvertido tema del botellón...y no me arrepiento para nada. Allá por mediados de los noventa, ya se podía observar a un Centollo joven, entre la multitud....descubriendo los vicios de la vida, bebiendo para olvidar...seguramente esos examenes de primero de B.U.P y algún que otro amorcillo innombrable...Existía el eslogan de "montatelo como quieras y donde tu quieras"...y así hacíamos, llegando incluso a juntarse hasta tres mil jovenes, bebiendose hasta el agua de los floreros, en cualquier calle o descampado de mala muerte. Aquello era interesante, tod@s alrededor de nuestros Totems particulares, que era simplemente una botella de Doble W (Whisky mas malo, que llevar a los Gremlims al aguapark) una botella de cocacola de dos litros, una bolsa de hielo algunos vasos de plástico de repuesto por si las moscas y un paquetillo de patatas, para esponjar la borrachera. Aquello era nuestro mundo en la noche del viernes y el sábado....no había un duro y yo juntaba el dinero de mi bocadillo del instituto, para tener algunos cuartos el fín de semana ¡era todo un burgues!...las cogíamos a cuadros y también era un buen sitio para ligar ¡cuantas noches de gloria Dios mío! ¡maravillosos besos impregnados en alcohol y sabor a tabaco barato! ¡que de quebraderos de cabeza por estos amores tempraneros¡ ¡que bonita época aquella!...

Hoy por hoy, tengo treinta años y debo de reconocer que sigo haciendo el botellón, pero a niveles mas relajados....lo que era una botella de tres cuartos para cuatro....ahora es una botella de litro para dos, ya no se junta tanta gente como antes o ¡sí! pero lo hacemos en otros sitios mas a nuestro aire, recogemos la basura que dejamos e intentamos no molestar a los vecinos y lo consegimos, por que a donde vamos no los hay cerca.
Todavía hay gente que me pregunta por qué hacemos botellón con la edad que tenemos...seguramente lo hacemos por qué sabemos lo que bebemos por qué lo compramos nosotr@s y no nos dan gato por liebre...por qué los cubatas en los bares están muy caros y no tenemos sueldos de Ministr@s, por qué aquí el tiempo suele ser bueno y apetece estar en la calle y no en locales calurosos en los que no se puede ni andar y ardan media hora en servirte...por qué podemos hablar, cantar y bailar tranquil@s....por qué nos hemos hecho hombres y mujeres abrazados a esa cultura y por qué esto no es cuestión de edad, es cuestión de sentirnos libres y de pasar un buen rato entre amig@s, sin llegar a casa con la cartera vacía.

*Ya está en mi otro blog el post de la segunda fase del Belén 2009...
*Esta canción me recuerda a todo aquello...siempre la llevo en el Mp4...

17 comentarios:

Sandra dijo...

Jajaaaaaaaaaajja la botellona como le dices tu. Sabes que yo no soy de hacer botellon, es mas, acuerdate que te dije que nunca lo habia hecho, y mis amigas te lo corroboraron.

Supongo que es cuestión de costumbres y de formas de vida. Reconozco que esta gracioso, pero aun asi, no me veo yo haciendo un circulo alrededor de una botella. Ya lo viste, me encuentro fuera de lugar ;)

Pero reconozco que tiene su punto.

Un besete botellonero!.

lectora anónima dijo...

Pues yo tampoco soy partidaria del botellón, no lo he hecho nunca.
Es cierto que el p. dinero es el que manda en estos casos, porque si preguntásemos a la mayoría de la gente que lo hace, seguro que por el mismo precio preferirian estar en intimidad, cómodos, calentitos en invierno y fresquitos en verano.
Besos

X dijo...

Estoy totalmente a favor del botellón, aunque al menos en Valencia no pretende ser un sustituto sino un complemento. Cena, botellón, y a las dos y pico como pronto a donde sea, pub o disco. Si te metes en un local a las doce y tienes que aguantar hasta las seis te dejas el sueldo que no tienes en cubatas. Por cuatro euros tienes un botellón decente donde matar un par de horas. Es que no hay color. Botellón sí.

Shedir dijo...

Yo es que tampoco fuí de botellón y mira que soy de la generación de centollo. Tal vez porque empecé mi relación de pareja cuando era muy peque y claro, beber en ese plan con menos de 14-15 años...

Si me he tomado mis litronas, más que nada eso, porque calimochos pocos. Basicamente con la panda de mi hermano, en el Retiro y si había dinero, nos tomábamos una bravas en un bar. Qué ricas!!

Pablete dijo...

Ayyyy, como se nota que ya soy bastante carrocilla.....no he hecho nunca lo que llamais botellón, aunque sí me acuerdo de habernos juntado algunos colegas para fumarnos algún que otro porrete..... Todo eso, allá por los años 70 del siglo pasado, cuando muchos de vosotros no habías ni nacido....

Un abrazo pishita....

Marta dijo...

Sicilia 189..., nosotr@s no necesitábamos hacer botellón, me refiero a que un litro de cubata costaba unas 400 ó 500 pelas, por lo cual cada un@ sacaba algo diferente y a mezclar!! y, por aquel entonces, no te metían keroseno como ocurre ahora.

Ahora me cuesta una pasta un cubata de nosequéleponen que me revienta el estómago, en un sitio que hay que estar a codazo limpio con el de al lado... pufff la edad es muy mala.

Marta

maba dijo...

la primera parte del post la podría firmar...cambiando el clima, claro porque mira que tengo hecho botellones bajo la lluvia...y, sobre todo, el frío.. siemrpe pasaba algo..nosotros le llamábamos fiestas,no botellones, básicamente, porque los botellones aún no existían.

la segunda parte..ya no.. para lo poco que salgo prefiero tomármelo en vaso de cristal... y cómoda

un beso

Ana dijo...

Pues yo sí he hecho botellón.
Y lo sigo haciendo, pero como tú dices... enmedio de 3000 personas no. Lo hacemos en casa de Fulanito, o de Menganita, en verano en nuestras parcelicas en bikini...
Los cubatas están mu caros jaja!!

¡¡Qué recuerdos de los botellones de juventud!!!

¡¡Cuando nos teníamos que ir a mear en cuclillas detrás de un matojo!!

Joé, que viejos somos ya...

NUT dijo...

Yo nunca he hecho botellón, no puedo opinar si me gusta o no...aunque lo de chupar frío en la calle en invierno...no va conmigo...lo paso fatal!

Un beso!
PD: Buen trabajo en casa de Sandra!;)

shopgirl dijo...

Yo no hice botellón más que en la feria y en el carranza, y ya empecé tarde y me da coraje porque la gente se lo pasa taaan bieeen.

El Charolito dijo...

Me vas a perdonar, "pipiolín", pero yo ya hacía botellones en 1989... Jajajaja

Lala dijo...

Yo no hago botellón porque no suelo beber. Pero sí he asistido con los amigos a sus botellones y me he tragado todas sus neuras cuando pillan el ciego, jajajaja!
Aunque no hace falta que el botellón sea en la calle! En mi casa se monta cada uno cuando acude mi friki family!!! XD


Un besete


Lala

Amparo dijo...

pues yo en los noventa no tanto, que tambien, pero por cuestiones de edad esta claro que lo mio fue el final de los 80, a fecha de hoy y con 38 tacos cumplidos hacemos botellon pero en casa no vaya a ser que me encuentre a mi hija por la calle y se lie parda
un beso centollo

el centollo mecánico dijo...

Charolito las botellonas en 1989 serian en su pueblo o ciudad...aqui se pusieron de moda a mediados de los 90, no existian mucho antes...asi que felicidades y cuide su higado, que lo tienes seis años mas castigado que el mio jajaja

Jo Grass dijo...

Pues yo voto por recuperar el guateque. En realidad a mi me gusta montar fiestas en el patio de mi casa, que es particular y si llueve se moja pero lo hacemos igual. Y si alguien se pasa de rosca siempre tiene a mano un sofá, que es mucho más cómodo que cualquier banco del parque y, si no se te pasa la turca te puedes quedar sin que un guardia se enoje, y si algún día nos cojen que nos quiten lo bailao.

Lo del botellón no es santo de mi devoción. ¿Será porque me gusta preparar las viandas?

He estado paseando y disfrutando por tu casa. Si no te importa me quedo y te sigo.

Yopopolin dijo...

tu siempre pionero, en todo! jajaja

Y eso, botellon si! gracias por introducirlo... jaja

Oscura dijo...

Pues a mí la verdad es que el tema del botellón no me gusta. No me ha atraído nunca aunque entiendo que, si se quiere beber dos o tres cubatas todos los fines de semana, está claro que el sueldo no llega para un garito.

Y es más, hacen botellones cerca de mi casa, y me sabe especialmente mal porque, como vivo en un primero y suelen ir cantando y haciendo el burro (no todos pero si bastantes) me despiertan a las tres, las cuatro, las cinco o las seis de la mañana. Y me da un gustirrinín que ni te cuento.

Besos, Cento